Fotografía: Yedra Seara
Texto: Manu Amor

El equipo sigue sin dar con la tecla a domicilio. Un libre directo transformado por Alfredo, a la media hora de juego, decantó el duelo ante la UD Ourense (1-0). El conjunto anfitrión fue superior en la primera parte y los nuestros dominaron el juego tras el descanso. Marcos Álvarez, en el tiempo añadido, gozó de la ocasión más clara para empatar. La derrota nos devuelve a la segunda posición, a dos puntos del Bergantiños.

El planteamiento del equipo local, con una línea de tres centrales, dificultó desde el comienzo el juego del Racing. Pablo Corzo, Germán y Vieytes se erigieron en una muralla impenetrable por arriba. Incapaces de perforar por dentro, los pupilos de Emilio Larraz buscaron hacer daño por las bandas. Las incorporaciones de Armental por el costado derecho dieron ligera sensación de peligro.

El conjunto ourensano, mientras, asumía el peso del partido con el balón. Hugo García probó a Chema con un potente disparo. No hubo más remates entre los tres palos en el primer tiempo, a excepción del gol. Pablo Rey y Joselu se toparon con una maraña de defensores en cada arrancada. Una pierna se interponía en todos los golpeos.

En el minuto 31, Alfredo firmó el primer y único tanto del encuentro. El lateral, un experto a balón parado, colocó el esférico pegado a la base del poste. Imparable para Chema. Por si fuese poco, una nueva lesión volvió a golpearnos: Armental, en el 39’, se vio obligado a retirarse del terreno de juego. Marcos Álvarez entró en su lugar.

El guion del choque cambió tras el paso por los vestuarios. Con Pablo Rey más centrado, el Racing buscó combinar e inquietar por los costados. Faltó precisión en el último pase, tranquilidad en los metros finales y una pizca de fortuna. Pato estuvo imperial en los centros laterales.

Pablo Rey, con un chut alto, avisó al portero uruguayo en el minuto 75. Antes, Rubén Durán había estado cerca de marcar el 2-0 con un espectacular disparo desde lejos. La UDO, especialmente hábil al contragolpe, aprovechaba la suma de racinguistas en campo contrario.

Catú apareció para cortar un remate franco de Isi, en otra acción de robo y velocidad. Los últimos minutos fueron un acoso total sobre el área auriense. Marcos Álvarez, Joselu y Pau Bosch se toparon, una vez más, con la telaraña tejida por Fernando Currás. Ni los cinco minutos de tiempo añadido resultaron suficientes para conseguir la igualada.

Decepcionado por la derrota, el vestuario solo tiene en mente un objetivo: derrotar al Porriño Industrial la próxima semana. Es el único camino para recuperar el liderato. El efecto A Malata vuelve a jugar su papel.

Ficha técnica:

UD Ourense: Pato; Fran, Pablo Corzo, Germán, Vieytes, Alfredo; Marcos (Adrián Rodríguez, min. 76), Rubén Durán, Presas (Isi, min. 75), Óscar Fondevila (Viti, min. 65); y Hugo García.

Racing: Chema; Seoane, Catú, Garrido (Borja Pita, min. 81), Villarejo (Borja Hernández, min. 73); Armental (Marcos Álvarez, min. 39), Joel, Pau Bosch, Pablo Rey; Joselu y Juan Antonio.

Árbitro: López Fernández (Lugo). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Fran, Vieytes y Pablo Corzo y a los visitantes Joel, Villarejo y Pablo Rey.

Gol: 1-0 Alfredo (min. 31).