Con la victoria ante el Osasuna “B” y los resultados negativos de los rivales directos, se dio un gran paso para lograr la permanencia matemática. No obstante, el técnico señala que: “la permanencia no está asegurada y hasta que lo logremos no estaremos tranquilos.” A pesar de ello se mostraba feliz por este triunfo porque: “ganamos los cuatro últimos partidos en casa, y manteniendo la portería a cero.” Aunque también reconoció que no fue un buen partido, lo mejor el golazo del capitán, pero el hecho de saber de antemano los resultados negativos de otros rivales y la presión por mantener la portería a cero “hicieron que el juego fuera bueno solo por momentos.”